Barrios and Montijano: Uso declarado de estrategias y su variación según el nivel de competencia en aprendientes universitarios de inglés como lengua extranjera



INTRODUCCIÓN

La investigación en torno al uso de estrategias por parte de aprendientes de una lengua extranjera (en adelante, LE) representa una de las áreas de investigación más fructíferas en el ámbito de la lingüística aplicada desde hace aproximadamente 30 años debido al potencial para contribuir al aprendizaje de un idioma que se les atribuye (Oxford, 2011; Griffiths, 2013; Cohen, 2014; Griffiths & Oxford, 2014). A pesar de ello, no existe aún un consenso entre los investigadores ni en cuanto a qué criterios definen ciertas conductas y operaciones mentales como estrategias de aprendizaje de una lengua (en adelante, estrategias), ni en lo relativo a la teoría implícita que subyace a las mismas, lo que ha propiciado una proliferación de definiciones (Dörnyei & Skehan, 2003; Macaro, 2006; Cohen, 2007; Griffiths & Oxford, 2014). Asimismo, distintos autores han propuesto modelos diferentes de clasificaciones o taxonomías de estrategias (entre otros, Rubin, 1981; Oxford, 1990, 2011; Chamot & O’Malley, 1994). Por su parte, aquellas investigaciones relativas al uso percibido de estrategias (Nisbet, Tindall & Arroyo, 2005; Magogwe & Oliver, 2007; Murray, 2010; Chang, 2011) y a la relación entre este uso y el nivel de competencia en el idioma (Politzer & McGroarty, 1985; Oxford & Nyikos, 1989; Chen, 1990; Oxford, 1996; Saville-Troike, 2006; Lai, 2009; Murray, 2010; Sung, 2011; Barrios, 2015) tampoco ha llegado a proporcionar resultados concluyentes; antes al contrario, se aprecia una variabilidad considerable entre los estudios realizados en los distintos contextos. Esta circunstancia lleva a cuestionar si las conclusiones son generalizables a grupos de aprendientes de inglés con características y procedencia diversa y aconseja verificar las mismas en contextos geográficos, culturales, socioeducativos, etc. diferenciados. Según sostiene Oxford (1994), especialmente importante es la información sobre cómo los estudiantes de diferentes orígenes culturales usan las estrategias de aprendizaje de la lengua. Los docentes de L2 necesitan estar seguros de que la investigación es aplicable a sus estudiantes1.

La investigación realizada hasta la fecha en torno al uso de estrategias que declaran emplear aprendientes españoles de inglés y a la relación entre este uso percibido de estrategias y el nivel de competencia en inglés no puede calificarse de extensa; ejemplos de estudios en este ámbito son los realizados por Franco, Bocanegra y Díaz (2003), Franco, Pino y Rodríguez (2009), García Herrero (2013), García Herrero y Jiménez Vivas (2014), Barrios (2015) y Risueño, Vázquez, Hidalgo y De la Blanca (2016).

Ante este panorama, la finalidad que persigue este estudio es investigar el uso percibido de estrategias de aprendizaje del inglés por parte de estudiantes universitarios españoles, es decir, aprendientes de inglés como LE, procedentes de un contexto geográfico, cultural y socioeducativo específico, así como la relación que se establece entre dicho uso y el nivel de competencia demostrado en ese idioma. Más concretamente, la investigación se plantea con vistas a dar respuesta a los siguientes interrogantes:

  1. ¿Qué pautas de uso declarado de estrategias se evidencian entre aprendientes universitarios españoles de inglés?

  2. ¿Qué variaciones se producen en cuanto al uso declarado de estrategias de aprendizaje de una lengua (en términos de uso general de estrategias y uso de grupos de estrategias) entre aprendientes de (1) nivel principiante (niveles A1 y A2 según el Marco Común Europeo de Referencia (en adelante, MCER) (Council of Europe, 2001; MECD, 2002), (2) nivel intermedio del MCER (nivel B1) y (3) nivel avanzado (niveles B2, C1 y C2 del MCER)?

1. Marco teórico

1.1. Definición y clasificación de las estrategias de aprendizaje de una lengua

Como se mencionó anteriormente, una de las características más destacables de la investigación en este ámbito es la ausencia de una definición consensuada de lo que debe entenderse por estrategias de aprendizaje de una lengua. Según Oxford (1990: 4), estas estrategias constituyen:

“actuaciones específicas adoptadas por el aprendiente destinadas a hacer el aprendizaje más fácil, más rápido, más placentero, más autorregulado, más efectivo y transferible a situaciones nuevas”.

En la polémica planteada en las primeras etapas del estudio sobre si estas estrategias incluyen comportamientos observables y procesos cognitivos, o únicamente una de esas dos dimensiones, la definición propuesta por O’Malley y Chamot (1990: 1) aúna ambas al caracterizarlas como “los razonamientos y las conductas especiales que usan los individuos para ayudarlos a comprender, aprender o retener información nueva”. También Cohen (1998) incluyó operaciones mentales en su definición y especificó que se trata de procesos elegidos de manera consciente por los aprendientes. Otras definiciones de estrategias de aprendizaje de una lengua más recientes incorporan explícitamente la autorregulación -que, en palabras de Oxford (2011: 7) constituye “uno de los avances más estimulantes en el aprendizaje de una segunda o una lengua extranjera”- como un componente clave e indispensable de este concepto que nos ocupa; Griffiths (2008, 2013), por su parte, las define como actividades seleccionadas conscientemente por los aprendientes a fin de regular su propio aprendizaje del idioma.

De manera paralela a la ausencia de uniformidad conceptual, han abundado las propuestas de clasificaciones o taxonomías de estas estrategias (Rubin, 1981; Oxford, 1990, 2011; Chamot & O’Malley, 1994; Franco, Pino & Rodríguez, 2012). De entre todas ellas, la que ha ejercido mayor impacto hasta la fecha es, sin duda, la proporcionada por Oxford (1990), que ya en su día fue reconocida como “quizás la clasificación de estrategias de aprendizaje más exhaustiva” (Ellis, 1994: 539); no en vano, también procede de esta taxonomía elaborada por Oxford (1990) a la que nos acabamos de referir el Strategy Inventory for Language Learning (en adelante, SILL) (en español, el Inventario de Estrategias para el Aprendizaje de una Lengua), empleado en este estudio y que constituye el instrumento que más repetidamente se ha utilizado para evaluar la frecuencia percibida de uso de estrategias (Dörnyei, 2005; Rose, 2012).

Conforme a esta clasificación, las estrategias de aprendizaje de una lengua se dividen inicialmente en seis grupos: las ‘estrategias de memoria’, destinadas a facilitar el almacenamiento y la recuperación de información; las ‘estrategias cognitivas’, que contribuyen a entender y producir la lengua; las ‘estrategias metacognitivas’, orientadas a planificar y controlar el aprendizaje; las ‘estrategias de compensación’, con las que se intenta superar las lagunas y limitaciones de nuestra competencia en la lengua; las ‘estrategias afectivas’, que ayudan a controlar y regular las emociones; y las ‘estrategias sociales’, que contribuyen al aprendizaje gracias a la interacción social. Más recientemente, Oxford (2011) reformuló su clasificación original y elaboró un modelo que incluye estrategias relativas a las tres dimensiones principales del aprendizaje de una L2, a saber, la cognitiva, la afectiva y la sociocultural-interactiva. Según este modelo (Oxford, 2011: 14), las ‘estrategias cognitivas’ “ayudan al aprendiente a construir, transformar y aplicar el conocimiento de la L2”; las ‘estrategias afectivas’, por su parte, contribuyen a “generar actitudes y emociones positivas, y a mantenerse motivado”; y, por último, las ‘estrategias socioculturales-interactivas’ intervienen en los ámbitos de la comunicación, los contextos socioculturales y la identidad. Asimismo Oxford (2011) propone la macro-categoría de ‘metaestrategias’ -estrategias cuya función es la de control y gestión del uso de las estrategias en cada una de las tres dimensiones del aprendizaje de una L2 - que incluye ‘estrategias metacognitivas’, ‘meta-afectivas’, así como ‘meta-sociocultural-interactivas’.

1.2. Frecuencia de uso de las estrategias de aprendizaje de una lengua

Múltiples investigaciones llevadas a cabo en contextos muy diferentes entre sí han hecho uso del inventario SILL -original o modificado- para indagar la frecuencia percibida de uso de las estrategias de aprendizaje (Wharton, 2000; Shmais, 2003; Nisbet et al., 2005; Hong-Nam & Leavell, 2006; Magogwe & Oliver, 2007; Murray, 2010; Chang, 2011; García Herrero, 2013; García Herrero & Jiménez Vivas, 2014; Risueño et al., 2016 2). Al analizar los resultados obtenidos en el conjunto de todos los estudios realizados, se perciben determinadas tendencias, como, por ejemplo, el uso más frecuente de estrategias que declaran hacer los estudiantes universitarios cuya primera asignatura es el inglés y/o que son futuros docentes de inglés (Nisbet et al., 2005; Riazi & Rahimi, 2005; Riazi, 2007; Aljuaid, 2010; García Herrero, 2013; Barrios, 2015); además, de entre las categorías de estrategias que establece el SILL, las ‘estrategias metacognitivas’ suelen ser las que los sujetos participantes en las investigaciones declaran usar con más asiduidad (Shmais, 2003; Nisbet et al., 2005; Riazi & Rahimi, 2005; Hong-Nam & Leavell, 2006; Aljuaid, 2010; García Herrero, 2013; García Herrero & Jiménez Vivas, 2014; Barrios, 2015; Risueño et al., 2016), mientras que las ‘estrategias afectivas’ y/o ‘de memoria’ figuran entre las utilizadas con menor frecuencia según lo manifestado (Wharton, 2000; Shmais, 2003; Nisbet et al., 2005; Hong-Nam & Leavell, 2006; Riazi & Rahimi, 2005; Riazi, 2007; Aljuaid, 2010; Murray, 2010; Chang, 2011; García Herrero, 2013; García Herrero & Jiménez Vivas, 2014; Barrios, 2015; Risueño et al., 2016).

No obstante, se observan diferencias notables en la frecuencia autoestimada de uso de estas estrategias entre las distintas muestras, tanto en lo relativo al cómputo total de la frecuencia de uso, como en las categorías de estrategias y estrategias individuales (Barrios, 2015). Así, mientras que en algunos estudios las ‘estrategias afectivas’ reciben, como categoría, una puntuación más baja en cuanto a frecuencia declarada de uso (Riazi, 2007; Lai, 2009; Murray, 2010; Barrios, 2015), en otras investigaciones, sin embargo, esta categoría de estrategias es la segunda más frecuentemente usada según señalan los informantes (Shmais, 2003; Riazi & Rahimi, 2005; García Herrero, 2013; Risueño et al., 2016). En cuanto a los factores que inciden en la preferencia de determinadas estrategias, se han apuntado circunstancias tales como el nivel de los aprendientes, la nacionalidad, el origen socio-educativo, el nivel cultural o el campo de especialización (Politzer & McGroarty, 1985; Oxford & Nyikos, 1989; Oxford, 1996; Peacock & Ho, 2003; Hong-Nam & Leavell, 2006; Saville-Troike, 2006; Psaltou-Joycey, 2008; Sung, 2011).

1.3. Asociación entre uso percibido de estrategias de aprendizaje de una lengua y nivel de competencia

La relación entre el uso percibido de estrategias y el nivel de competencia alcanzado por el informante tampoco está ausente de controversia. A pesar de que la mayor parte de los estudios realizados ha concluido que los aprendientes exitosos emplean una mayor variedad de estrategias y que las utilizan, además, con mayor asiduidad que los aprendientes que no lo son (Park, 1997; Wharton, 2000; Griffiths, 2003a; Magno, 2010), sin embargo, no todos los resultados apuntan en idéntica dirección. Es más, ciertos estudios (Porte, 1988; Chen, 1990; Vann & Abraham, 1990; Phillips, 1991) han afirmado justamente lo contrario; en este sentido, Porte (1988) y Vann y Abraham (1990) concluyeron que, aunque los participantes con un nivel menor de competencia utilizaban tantas estrategias como los que tenían un mayor nivel, no siempre lo hacían de un modo adecuado. Otros estudios han encontrado que, aunque existe una relación positiva entre competencia y estrategias, ésta no parece lo suficientemente sólida (Gillette, 1994; Oxford & Ehrman, 1995; Murray, 2010; Barrios, 2015). Asimismo, algunos estudios han revelado que los estudiantes de nivel intermedio declaran utilizar más estrategias que los estudiantes principiantes y avanzados (Phillips, 1991; Green & Oxford, 1995; Hong-Nam & Leavell, 2006; García Herrero & Jiménez Vivas, 2014).

A la vista de estos resultados ciertamente discordantes, se ha cuestionado (Oxford & Cohen, 1992; Cohen, 1998) que la frecuencia de uso de estrategias sea el único factor de éxito para el aprendizaje de una lengua; de ahí que haya surgido la propuesta de que sean igualmente tenidos en cuenta los factores individuales y contextuales (Rees-Miller, 1993; Gillette, 1994; Murray, 2010).

Finalmente, como argumenta Lai (2009), no podemos pasar por alto un hecho muy relevante: utilizar instrumentos distintos para obtener información sobre el uso percibido de estrategias y el nivel de competencia, así como recurrir a diferentes marcos de clasificación de dichas estrategias, imposibilitan tanto la generalización de los resultados de distintos estudios, como la comparación entre una investigación y otra.

2. Método

2.1. Participantes y contexto

Un total de 522 estudiantes universitarios del Grado de Educación Primaria de la Universidad de Málaga (España) participaron en el estudio. La edad de los participantes variaba entre 19 y 51 años (media=21.82). La muestra comprendía 360 mujeres (69%) y 162 hombres (31%). Los datos se recopilaron en los años académicos 2013-2014 y 2014-2015.

2.2. Instrumentos

Para la obtención de información sobre estimación de frecuencia de uso de las estrategias de aprendizaje se utilizó la versión 7 del inventario SILL (ESL/EFL) (Oxford, 1990). Este inventario comprende 50 ítems divididos en 6 escalas, cada una de las cuales evalúa la asiduidad con la que los encuestados declaran utilizar un tipo u otro de estrategias, de acuerdo con la categorización de las mismas propuesta por Oxford (1990). Los informantes responden a través de una escala Likert de 5 puntos que va desde 1 (“Nunca o casi nunca”) hasta 5 (“Siempre o casi siempre”).

El SILL, que, como ya se ha indicado, constituye el instrumento más comúnmente empleado hasta nuestros días en la investigación sobre frecuencia percibida de uso de estrategias (Dörnyei, 2005; Rose, 2012), no está, sin embargo, exento de críticas. Tanto la coincidencia de su estructura factorial con las seis categorías de estrategias señaladas por Oxford (1990), como incluso el rigor teórico que sustenta la categorización de la que se deriva han sido seriamente cuestionados (Skehan, 1991; Dörnyei, 2005; Macaro, 2006; Tseng, Dörnyei & Schmitt, 2006; Park, 2011; Heo, Stoffa & Kush, 2012; Rose, 2012). A este respecto, LoCastro (1994) y Dörnyei (2005) ponen en entredicho la separación de las ‘estrategias cognitivas’ y las ‘de memoria’ sobre la base de que estas últimas entrañan procesamiento cognitivo y, en realidad, “constituyen una subclase dentro de las estrategias cognitivas” (Dörnyei, 2005: 168). De igual modo, se ha argumentado (Ellis, 1994; Cohen, 1998; Dörnyei, 2005) que las estrategias denominadas ‘de compensación’ son, efectivamente, estrategias de uso de una lengua -más que de aprendizaje-, lo que ha llevado a Dörnyei (2005) a proponer su separación argumentando que aprendizaje y uso constituyen dos procesos claramente diferenciados tanto en cuanto a su función como a su representación psicológica.

Asimismo, la posibilidad de transferir los resultados de unos contextos culturales a otros ha sido objeto de debate (LoCastro, 1994) y, además, se ha advertido de las limitaciones asociadas al hecho de que el instrumento básico de obtención de datos sea un auto-informe (Ellis, 1994; Cohen, 1998; Dörnyei, 2003; Park, 2010), pues la posibilidad de que el informante no sea consciente de las estrategias que utiliza, la interpretación desigual de los ítems o el sesgo de deseabilidad social estarán potencialmente presentes, todo lo cual obliga interpretar los resultados con cautela.

No obstante, a pesar de las críticas, el SILL se ha traducido a más de 20 idiomas, se ha aplicado en contextos culturales muy variados, obtiene índices satisfactorios de fiabilidad, ha evidenciado validez de contenido y de constructo (Oxford & Burry-Stock, 1995; Oxford, 2011), y, según Oxford (2011), los tests realizados en culturas diferentes han demostrado que no es preciso reformularlo significativamente para adaptarlo a diferentes culturas. Igualmente, se trata de un instrumento eficiente y práctico para la obtención de datos cuantitativos sobre estrategias, y permite la comparación de la información obtenida en estudios realizados hasta la fecha entre aprendientes de diferente procedencia (cultural, social y académica), nivel de idioma, etc. Todas estas características determinaron la elección de este instrumento para el presente estudio.

El SILL fue traducido del inglés al español por las propias investigadoras y, posteriormente, se le hizo llegar a dos traductores profesionales para que hiciesen lo propio. A continuación, se realizaron las comparaciones pertinentes entre la versión inicial y la profesional, y se analizaron y discutieron de manera coordinada y cooperativa aquellas posibles discrepancias que fueran surgiendo; fruto de este proceso se introdujeron las modificaciones oportunas con vistas a lograr la exactitud y la comprensión de todos los ítems. Las traducciones de la versión de EFL/ESL del SILL arrojaron valores de alfa aceptables, por encima de 0.80 (Park, 1997; Yang, 1999; Robson & Midorikawa, 2001; Hsiao & Oxford, 2002; Khalil, 2005). En el presente estudio, se obtuvo un coeficiente alfa de Cronbach de fiabilidad de 0.931, que indica una fiabilidad excelente de esta medida.

A pesar de haber sido originalmente diseñado para ser rellenado a mano, en nuestro estudio optamos por distribuirlo en formato digital -frente a su modalidad en papel- por medio de un cuestionario en línea, en pos de una mayor eficiencia en su administración y en el posterior análisis de los datos.

Por otra parte, con vistas a obtener la medida del nivel de competencia en inglés de los participantes, se utilizó el Oxford Placement Test 1 (OPT 1) (Allan, 2004). El OPT es un examen de nivel que se puede obtener comercialmente y que se presenta para ser cumplimentado a mano. Consta de dos secciones, una para la comprensión oral y otra para el uso de la gramática, cada una de las cuales consiste, a su vez, en 100 ítems.

La sección de ‘Comprensión oral’, que es fundamentalmente, según reza en la información introductoria, una prueba de destrezas de comprensión escrita y oral, y de conocimiento de vocabulario (Allan, 2004), incluye una tarea en la que los participantes, tras escuchar oraciones breves, escogen entre dos opciones posibles desde el punto de vista gramatical y lógico (“That’s the Euro equivalent of 30p/40p”). Se tarda aproximadamente 10 minutos en realizar esta parte del test. La sección de ‘Gramática’, por su parte, es una prueba de tipo de respuesta múltiple sobre contenido léxico y gramatical en el que los alumnos deben escoger una de entre tres opciones (“He is very well known all in/all over/in all the world”). El tiempo máximo para completar esta sección es de 50 minutos. Entre ambas pruebas se puede obtener una puntuación máxima total de 200 puntos.

El OPT1 se administró en grupos de entre 25-30 alumnos, en condiciones semejantes a las de cualquier examen.

Los resultados que se obtuvieron en el OPT se han calibrado de acuerdo a los niveles establecidos por el Marco Común Europeo de Referencia de Lenguas (MCERL) -desde A1 hasta C2-, los niveles de los Exámenes ESOL de Cambridge y otras calificaciones de tests internacionales de idiomas como los rangos de niveles del IELTS, del TOEFL y del TOEIC (Allan, 2004). Por otra parte, es interesante recordar que el OPT se ha utilizado en investigación a menudo como un medidor del nivel de competencia en inglés (Griffiths, 2003b; Soozandehfar, 2010).

2.3. Procedimientos de análisis de los datos

Los datos demográficos y los relativos a la frecuencia de uso han sido analizados mediante a procedimientos de estadística descriptiva (media, desviación estándar, porcentajes y frecuencias).

Asimismo, se decidió agrupar las estrategias a través de un análisis temático post hoc (Griffiths, 2003a, 2003b, 2008, 2013) para dar respuesta a las limitaciones señaladas y a las críticas que ha recibido el sistema de categorización de las mismas (Oxford & Cohen, 1992; Ellis, 1994; LoCastro, 1994); así, ante la falta de consenso que caracteriza la catalogación de estrategias, el procedimiento utilizado en nuestro caso constituye, según reconocen Griffiths y Oxford (2014), una solución práctica. Como señala Griffiths (2013: 44-45):

“Quizás el mayor consejo (al menos de momento y hasta que la investigación consiga esclarecer este asunto) pueda ser que, si por motivo de un proyecto de investigación en concreto se han de agrupar las estrategias, el agrupamiento debe hacerse atendiendo al caso en particular y estar justificado en función de los aprendientes, las situaciones y los objetivos específicos implicados, y el propósito para el cual se realiza la investigación”.

Se excluyeron del análisis aquellas estrategias de uso bajo (ítems 5, 6, 7, 16, 26, 41, 43 y 44 del cuestionario SILL, conforme a los resultados presentados en la Tabla 2), por considerar que existe la posibilidad de que dicho uso bajo puede ser indicativo de que los participantes no están familiarizados con las mismas y/o de que se trata de estrategias que, en nuestro contexto, apenas han sido fomentadas por el sistema educativo en general o en la enseñanza de un idioma en particular. Además, se consideró que es razonable tener en cuenta para el contraste entre grupos de distinta competencia en inglés únicamente las estrategias que la muestra declara usar con cierta frecuencia (entendida ésta como uso medio y alto).

Además, se calculó el coeficiente alfa de Cronbach con vistas a establecer la fiabilidad de la versión del SILL (total y parcial) traducida al español, y se aplicó un análisis ANOVA a los datos para comparar a los grupos de distinto nivel de competencia en cuanto al uso de estrategias de aprendizaje percibidas y la prueba post hoc de Scheffé a fin de determinar los grupos concretos de competencia entre los que se producían diferencias.

3. Resultados y discusión

3.1. Uso percibido de estrategias de aprendizaje de la muestra completa

3.1.1. Uso percibido de grupos de estrategias de aprendizaje, del SILL completo y del SILL parcial

La Tabla 1 presenta los datos de uso percibido de los grupos de estrategias a partir del análisis temático realizado3 (como puede comprobarse, un número considerable de estas estrategias pertenece a más de un conjunto de ellas)4, así como del SILL completo y del SILL parcial (en el que se han excluido las estrategias de uso bajo). La distinción que se hace en este estudio entre estrategias de uso ‘alto’ (puntuación media de 3.5 a 5), ‘medio’ (puntuación media entre 2.5 y 3.4) y ‘bajo’ (puntuación media inferior a 2.5) se ha realizado conforme a la propuesta de Oxford (1990).

Tabla 1

Valores de los estadísticos descriptivos referidos a grupos de estrategias, al SILL completo y al SILL parcial.

Grupo de estrategias Nº de estrategia en SILL (Nº de ítems) Alfa de Cronbach Media D.E. Orden Grado de uso
Estrategias de memoria (MEMO) 1, 2, 3, 4, 8, 9, 10 (7) 0.708 3.35 0.638 8 Intermedio
Estrategias metacognitivas (META) 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 50 (10) 0.872 3.49 0.725 3 Intermedio
Estrategias afectivas (AFEC) 39, 40, 42 (3) 0.543 3.64 0.787 1 Alto
Estrategias que implican interacción social (INSO) 14, 35, 45, 46, 47, 48, 49 (7) 0.853 3.42 0.844 6 Intermedio
Estrategias de compensación (COM) 19, 21, 24, 25, 27, 29, 45, 48 (8) 0.636 3.55 0.564 2 Alto
Estrategias relativas a la producción (PRO) 2, 10, 11, 12, 13, 14, 17, 19, 22, 23, 29, 30, 31, 32, 35, 37, 39, 40, 42, 46, 47, 49 (22) 0.853 3.42 0.617 5 Intermedio
Estrategias relativas a la comprensión (COMPREN) 18, 19, 21, 22, 23, 24, 27, 28, 32, 37, 45 (11) 0.719 3.47 0.549 4 Intermedio
Estrategias relativas a la obtención de exposición lingüística (EXPO) 14, 15, 35, 36, 39, 47, 49 (7) 0.832 3.14 0.851 9 Intermedio
Estrategias referidas a los sistemas lingüísticos (SISLIN) 1, 2, 3, 4, 9, 10, 12, 13, 19, 20, 21, 32 (12) 0.719 3.37 0.579 7 Intermedio
SILL completo (50) 0.931 3.23 0.537 Intermedio
SILL parcial (excluidas las estrategias de bajo uso) (42) 0.930 3.43 0.569 Intermedio

Según estos datos, los aprendientes universitarios de inglés participantes en nuestro estudio se declaran usuarios de estrategias de un nivel intermedio, tanto en su conjunto, como en la mayoría de los grupos de estrategias, en relación a las cuales únicamente en dos de ellos en el de ‘estrategias afectivas’ y en el ‘de compensación’- la media de uso percibido se sitúa en un nivel alto.

Los datos de uso global de estrategias del SILL coinciden, en líneas generales, con los obtenidos en otros estudios que han empleado este instrumento de obtención de datos de autoinforme en diferentes entornos geográficos como el de Lai (2009) en Taiwán; los de Oh (1992) y Park (1997) en Korea; el de Wharton (2000) en Singapore; el de Riazi y Rahimi (2005) en Irán; el de Riazi (2007) en Qatar; el de Murray (2010) en Estados Unidos; o los de Franco el al. (2009), García Herrero y Jiménez Vivas (2014) y Risueño et al. (2016) en España. No obstante, como se comentó más arriba, se aprecia que estudiantes universitarios cuya primera asignatura es el inglés y/o que son futuros docentes de inglés declaran realizar un uso más frecuente de estrategias que otro tipo de informantes (Nisbet et al., 2005; Riazi & Rahimi, 2005; Riazi, 2007; Aljuaid, 2010; García Herrero, 2013; Barrios, 2015).

Por su parte, en relación con los grupos de estrategias, las comparaciones con otros estudios ofrecen un resultado diferente; esto se debe, por una parte, al hecho de que, a efectos del análisis de grupos de estrategias, se eliminaron aquéllas de las que los participantes manifestaron hacer un uso bajo y, por otra, a que se trata de un grupo de participantes específico en torno al cual no se habían realizado estudios de esta naturaleza. A este respecto, las ‘estrategias afectivas’, que en otras investigaciones figuraban entre las menos utilizadas (Wharton, 2000; Magogwe & Oliver, 2007; Riazi, 2007; Franco et al., 2009; Lai, 2009; Murray, 2010; Barrios, 2015), son las que nuestros informantes declaran hacer uso con más frecuencia.

En nuestro estudio, ya lo hemos señalado, las estrategias número 41, 43 y 44 pertenecientes a la escala de ‘estrategias afectivas’ han sido eliminadas del análisis porque su uso bajo puede ser indicativo de que se trata de estrategias ajenas a la tradición de aprendizaje de lenguas en nuestro país, un hecho que podría explicar la diferencia entre nuestros resultados y los de otros estudios.

Observamos, por otro lado, que hay otro grupo de estrategias con un uso autopercibido alto: se trata del que conforman las estrategias destinadas a compensar las lagunas en la competencia en inglés. Son también categorías de estrategias que los participantes de otros estudios declaran hacer de forma particularmente frecuente (Wharton, 2000; Chang, 2009, Li, 2009; Murray, 2010; García Herrero & Jiménez Vivas, 2014; Barrios, 2015; Risueño et al., 2016).

Por su parte, el grupo de estrategias metacognitivas, que en el presente estudio figura como el tercer grupo de estrategias que se declara usar más frecuentemente, es la categoría de estrategias que en bastantes estudios realizados en contextos muy diferentes obtiene la puntuación media de uso declarado más alta (Oh, 1992; Park, 1997; Shmais, 2003; Riazi & Rahimi, 2005; Magogwe & Oliver, 2007; Riazi, 2007; García Herrero, 2013; García Herrero & Jiménez Vivas, 2014; Barrios, 2015; Risueño et al., 2016).

En el extremo opuesto, las estrategias de memoria ocupan el penúltimo puesto de uso en la clasificación de grupos de estrategias en nuestro estudio, y este resultado de bajo uso comparativo de estas estrategias coincide asimismo con los resultados de estudios que analizan las estrategias según las escalas propuestas por Oxford (1990) (Shmais, 2003; Riazi & Rahimi, 2005; Lai, 2009; Aljuaid, 2010; Murray, 2010; García Herrero, 2013; García Herrero & Jiménez Vivas, 2014; Barrios, 2015; Risueño et al., 2016). A este respecto se puede conjeturar que el sistema educativo español, en el que tradicionalmente ha prevalecido el estudio memorístico, ha descuidado, no obstante, la enseñanza de estrategias de memorización (Barrios, 2015). Además, tal y como fue sugerido por Goh y Foong (1997) y establecido por Lee y Oxford (2008), es también posible que los participantes no estuvieran familiarizados con las estrategias de memoria que el SILL incluye. Es interesante subrayar, en este sentido, que técnicas de memorización típicas en nuestro contexto -tales como la práctica a través de la repetición mental, oral, o por escrito- no figuran entre las estrategias del SILL.

Con todo, los datos recogidos nos permiten afirmar que existe una preferencia de uso declarado de algunos grupos de estrategias sobre otros y que las diferencias identificadas pueden deberse a factores tales como el grado de familiaridad de los participantes con las estrategias, su motivación para aprender inglés o su origen cultural y educativo.

3.1.2. Uso percibido de estrategias individuales

La Tabla 2 muestra, en orden descendente de frecuencia de uso declarada, los datos de la puntuación media obtenida por cada una de las 50 estrategias del SILL (la media correspondiente a cada estrategia puede variar en un rango de 1 a 5).

Tabla 2

Preferencia por estrategias individuales (en orden de frecuencia percibida).

0718-0934-signos-50-95-00312-gt2.png

Entre las estrategias que los informantes declaran usar con más asiduidad, cuatro implican producción, cuatro son de naturaleza metacognitiva y otras cuatro son estrategias de compensación. Curiosamente, la estrategia percibida como la más usada, (‘Presto atención cuando alguien está hablando inglés’) (media = 4.66), es también la que se declara usar con más frecuencia entre los informantes de los estudios de Chang’s (2011) (media = 4.06) y de Barrios (2015) (media = 4.66) y la segunda en frecuencia de uso en el de Riazi y Rahimi (2005) (media = 4.06). Por su parte, la presencia de estrategias de compensación entre las más usadas se asocia a niveles de competencia en la lengua en los que usuarios han de contrarrestar una competencia deficiente de la misma.

En el extremo inferior, entre las ocho estrategias de uso bajo, tres de ellas son afectivas y otras tres, mnemotécnicas; como se ha discutido anteriormente, se debe probablemente a que son estrategias infrecuentes en la tradición de aprendizaje en nuestro contexto.

Estos hallazgos, junto a los obtenidos con respecto a los grupos de estrategias, apoyan la idea de que la elección de estrategias está influida por factores tales como el origen cultural y nacional, y el contexto socio-educativo. En este sentido, después de una revisión de 36 estudios realizados en ámbitos diversos, Bedell y Oxford (1996: 60) concluyeron que:

“Las influencias culturales a la hora de seleccionar estrategias de aprendizaje de lenguas resultan evidentes. Los aprendientes, con frecuencia -aunque no siempre- se comportan al aprender de una determinada manera sancionada culturalmente y promovida socialmente”.

3.1.3. Uso percibido de estrategias de aprendizaje por niveles de competencia

Los participantes fueron clasificados en tres grupos de competencia en función de los resultados obtenidos en el OPT, teniendo en cuenta la correspondencia entre puntuación en el OPT y niveles del MCERL (Allan, 2004) (Tabla 3).

Tabla 3

Frecuencia y porcentaje de participantes segúnnivel de competencia.

Nivel Frecuencia (%)
Principiante (NP) (A1, A2) 217 (41.6)
Intermedio (NI) (B1) 124 (23.8)
Avanzado (NA) (B2, C1, C2) 105 (20.1)

Como se puede apreciar en la Tabla 4, los resultados de las pruebas ANOVA revelaron que existe una diferencia estadísticamente significativa entre los grupos de distinto nivel de competencia en cuanto al uso global de estrategias y al uso del conjunto de los grupos de estrategias (a excepción del grupo de estrategias afectivas). Como demuestra el estadístico descriptivo de la media, en relación al conjunto de las variables dependientes, la frecuencia de uso declarado de las estrategias incrementa cuanto más alto es el nivel de competencia de los participantes. La prueba post hoc de Scheffé indicó que, en lo relativo a las estrategias metacognitivas, las que entrañan interacción social, las relativas a las de producción y a las de obtención de exposición lingüística destacaban en este sentido, y en cuanto al conjunto de las estrategias del SILL completo y parcial, los aprendientes de un nivel de competencia avanzado manifiestan utilizarlas significativamente más a menudo que los de nivel intermedio y estos, a su vez, declaran usarlas significativamente más a menudo que los de nivel principiante (p < 0.05). Con respecto a los grupos de estrategias de compensación, las relativas a la comprensión y a los sistemas lingüísticos, por medio de la prueba de Scheffé pudimos conocer que los aprendientes de nivel principiante afirman utilizar estas estrategias de un modo significativamente más infrecuente que los de nivel avanzado, pero que no existían diferencias estadísticamente significativas entre los aprendientes del grupo intermedio y del grupo de nivel avanzado; en cuanto a las estrategias de memoria, los participantes del grupo de competencia más baja declararon usar las estrategias con menor asiduidad que los del grupo avanzado, y esta diferencia sí es estadísticamente significativa.

Tabla 4

Variación del uso del SILL (completo y parcial) y de los grupos de estrategias por niveles de competencia.

0718-0934-signos-50-95-00312-gt4.png

[i] * Nota: Significativo a un nivel de p<.05

Los resultados de este estudio por grupos de nivel de competencia confirman los obtenidos por otros estudios que establecen una relación lineal entre el uso declarado de estrategias de aprendizaje de una lengua y el nivel de competencia alcanzado por los aprendientes, y que a mayor nivel de competencia de estos, más frecuente es el uso que manifiestan hacer de estas estrategias (Park, 1997; Wharton 2000; Griffiths, 2003a; Magno, 2010; Murray, 2010). Con la única excepción de las estrategias afectivas, esta tendencia se evidencia tanto en los grupos de categorías como en el conjunto de las estrategias del SILL. En el contexto español, los resultados son, en términos generales, coincidentes con algunos estudios previos (Barrios, 2015; Risueño et al., 2016). No obstante, en la investigación realizada por García Herrero y Jiménez Vivas (2014) es el grupo de aprendientes de nivel medio el que obtiene una media de uso declarado de estrategias más elevado; además, únicamente se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de nivel de competencia respecto de la categoría de estrategias cognitivas. Por su parte, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre grupos de distinto nivel de competencia en relación a ninguna de las categorías de estrategias en el estudio de Risueño et al. (2016). Es preciso señalar que los métodos de asignación de los participantes a los distintos niveles no fueron homogéneos en los distintos estudios, lo que dificulta realizar comparaciones entre estudios.

CONCLUSIONES

El presente estudio se propuso investigar el uso percibido de estrategias de aprendizaje entre estudiantes universitarios, así como la variación de este uso en función del nivel de competencia en inglés. En cuanto al segundo objetivo, y con el fin de abordar las críticas dirigidas al sistema de categorización del SILL (Oxford, 1990), fue empleado un análisis temático post hoc para identificar grupos de estrategias, del cual se excluyeron estrategias declaradas de uso bajo por cuanto que probablemente son estrategias ajenas a la tradición de enseñanza-aprendizaje del sistema educativo español.

De los datos analizados se desprende que los participantes se declaran usuarios de estrategias de un nivel intermedio; asimismo, las estrategias afectivas son las que manifiestan emplear con mayor asiduidad, seguidas por las estrategias de compensación y las de naturaleza metacognitiva. En cuanto a la variación en el uso percibido de estrategias que se deriva del nivel de competencia en inglés, el estudio concluye que existen diferencias estadísticamente significativas tanto en cuanto al uso global de estrategias, como también en lo relativo al conjunto de los grupos de estrategias, a excepción del grupo de estrategias afectivas. Además, en esta investigación, se evidencia una relación de tipo lineal entre el uso declarado de estrategias y el nivel de competencia en el sentido de que cuanto más elevado es el nivel de competencia, más frecuente es el uso declarado de estrategias.

La comparación de los hallazgos de este estudio con otros que han utilizado el SILL como herramienta de obtención de datos parece confirmar que factores tales como el origen cultural y socioeducativo de los informantes, así como su nivel de competencia, inciden en la elección de estrategias y en la frecuencia de su uso.

Los resultados de este estudio han de ser interpretados, no obstante, con cautela, pues éste adolece de las limitaciones consustanciales a una investigación que emplea un instrumento de autoinforme para la obtención de datos -en cuanto a sesgo de deseabilidad social, interpretación dispar del contenido de los ítems por los informantes o el hecho de que existan estrategias de uso inconsciente.

No obstante, entendemos que este estudio completa un vacío en la investigación de estrategias en un contexto cultural y socio-educativo concreto y contribuye a incrementar el corpus de investigaciones en torno a las estrategias de aprendizaje de una lengua.

AGRADECIMIENTOS

Las autoras desean expresar su sincero agradecimiento a los evaluadores anónimos por sus comentarios y sugerencias, los cuales indiscutiblemente han contribuido a mejorar sustancialmente el contenido y la forma de nuestro trabajo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1 

Aljuaid, H. (2010). Language learning strategies: Perceptions of female Saudi EFL learners. Papers from the Lancaster University Postgraduate Conference in Linguistics & Language Teaching 2010 [en línea]. Disponible en: http://www.ling.lancs.ac.uk/pgconference/v06/HindAljuaid.pdf

H Aljuaid 2010Language learning strategies: Perceptions of female Saudi EFL learnersPapers from the Lancaster University Postgraduate Conference in Linguistics & Language Teaching2010 http://www.ling.lancs.ac.uk/pgconference/v06/HindAljuaid.pdf

2 

Allan, D. (2004). Oxford Placement Test 1. Oxford: Oxford University Press.

D Allan 2004Oxford Placement Test 1OxfordOxford University Press

3 

Barrios, E. (2015). Spanish pre-service teachers of English: Perceived use of language learning strategies and its relationship with proficiency. Revista Española de Lingüística Aplicada, 28(1), 48-72 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1075/resla.28.1.03bar

E Barrios 2015Spanish pre-service teachers of English: Perceived use of language learning strategies and its relationship with proficiencyRevista Española de Lingüística Aplicada2814872 http://dx.doi.org/10.1075/resla.28.1.03bar

4 

Bedell, D. & Oxford, R. (1996). Cross-cultural comparisons of language learning strategies in the people’s Republic of China and other countries. En R. Oxford (Ed.), Language Learning Strategies Around the World: Cross Cultural Perspectives (pp. 35-60). University of Hawaii at Manoa: Second Language Teaching and Curriculum Center.

D. Bedell R. Oxford 1996Cross-cultural comparisons of language learning strategies in the people’s Republic of China and other countries R Oxford Language Learning Strategies Around the World: Cross Cultural Perspectives3560University of Hawaii at Manoa: Second Language Teaching and Curriculum Center

5 

Chamot, A. U. & O’Malley, J. (1994). The CALLA handbook. Implementing the cognitive Academic Language Learning Approach. Nueva York: Longman.

A. U. Chamot J. O’Malley 1994The CALLA handbook. Implementing the cognitive Academic Language Learning ApproachNueva YorkLongman

6 

Chang, C. (2011). Language learning strategy profile of University Foreign Language Majors in Taiwan. Electronic Journal of Foreign Language Teaching, 8(2), 201-215.

C Chang 2011Language learning strategy profile of University Foreign Language Majors in TaiwanElectronic Journal of Foreign Language Teaching82201215

7 

Chen, S. Q. (1990). A study of communication strategies in interlanguage production by Chinese EFL learners. Language Learning, 40(2), 155-187 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/j.1467-1770.1990.tb01332.x

S. Q. Chen 1990A study of communication strategies in interlanguage production by Chinese EFL learnersLanguage Learning402155187 http://dx.doi.org/10.1111/j.1467-1770.1990.tb01332.x

8 

Cohen, A. D. (1998). Strategies in learning and using a second language. Londres/Nueva York: Longman .

A. D. Cohen 1998Strategies in learning and using a second languageLondres/Nueva YorkLongman

9 

Cohen, A. D. (2007). Coming to terms with language learner strategies: Surveying the experts. En A. D. Cohen & E. Macaro (Eds.), Language Learner Strategies (pp. 29-45). Oxford: Oxford University Press .

A. D. Cohen 2007Coming to terms with language learner strategies: Surveying the experts A. D. Cohen E Macaro OxfordOxford University Press

10 

Cohen, A. D. (2014). Strategies for the super-multilinguals in an increasingly global world. En B. Spolsky, O. Inbar-Lourie & M. Tannenbaum (Eds.), Challenges for language education and policy: Making space for people (pp. 270-280). Nueva York: Routledge.

A. D. Cohen 2014Strategies for the super-multilinguals in an increasingly global world B Spolsky O Inbar-Lourie M Tannenbaum Challenges for language education and policy: Making space for people270280Nueva YorkRoutledge

11 

Dörnyei, Z. (2003). Questionnaires in second language research. Mahwah, Nueva Jersey, Londres: Lawrence Erlbaum.

Z Dörnyei 2003Questionnaires in second language researchMahwah, Nueva Jersey, LondresLawrence Erlbaum

12 

Dörnyei, Z. (2005). The Psychology of the language learner: Individual differences in second language acquisition. Mahwah, Nueva Jersey, Londres: Lawrence Erlbaum .

Z Dörnyei 2005The Psychology of the language learner: Individual differences in second language acquisitionMahwah, Nueva Jersey, LondresLawrence Erlbaum

13 

Dörnyei, Z. & Skehan, P. (2003). Individual differences in second language learning. En C. J. Doughty & M. H. Long (Eds.), The handbook of second language acquisition (pp. 589-630). Oxford: Blackwell.

Z. Dörnyei P. Skehan 2003Individual differences in second language learning C. J. Doughty M. H. Long The handbook of second language acquisition589630OxfordBlackwell

14 

Ellis, R. (1994). The study of second language acquisition. Oxford: Oxford University Press .

R Ellis 1994The study of second language acquisitionOxfordOxford University Press

15 

Franco, P., Bocanegra, A. & Díaz, M. T. (2003). Análisis de las estrategias de enseñanza-aprendizaje de Lenguas Extranjeras en los cursos de los Ciclos Elemental y Superior de las Escuelas Oficiales de Idiomas. En Proyectos de Investigación educativa 1999 (Síntesis de memorias) (pp. 68-77). Sevilla: Junta de Andalucía, Consejería de Educación y Ciencia [en línea]. Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portalaverroes/documents/10306/1585186/estrategias_lex.pdf

P. Franco A. Bocanegra M. T. Díaz 2003Análisis de las estrategias de enseñanza-aprendizaje de Lenguas Extranjeras en los cursos de los Ciclos Elemental y Superior de las Escuelas Oficiales de IdiomasProyectos de Investigación educativa 1999 (Síntesis de memorias)6877SevillaJunta de Andalucía, Consejería de Educación y Ciencia http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portalaverroes/documents/10306/1585186/estrategias_lex.pdf

16 

Franco, P., Pino, M. & Rodríguez, B. (2009). Tipología y frecuencia del uso de estrategias en el aprendizaje del inglés como lengua extranjera Types and frequency of use of strategies in the learning. Enseñanza & Teaching, 27(2), 171-191.

P. Franco M. Pino B. Rodríguez 2009Tipología y frecuencia del uso de estrategias en el aprendizaje del inglés como lengua extranjera Types and frequency of use of strategies in the learningEnseñanza & Teaching272171191

17 

Franco, P., Pino, M. & Rodríguez, B. (2012). Características psicométricas de un cuestionario en español para medir estrategias de aprendizaje del inglés como lengua extranjera.Porta Linguarum, 18, 27-42.

P. Franco M. Pino B. Rodríguez 2012Características psicométricas de un cuestionario en español para medir estrategias de aprendizaje del inglés como lengua extranjeraPorta Linguarum182742

18 

García Herrero, M. M. (2013). Análisis de la utilización de estrategias en el Aprendizaje de la lengua extranjera. Revista de Investigación Educativa, 31(1), 53-76 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.6018/rie.31.1.133451

M. M. García Herrero 2013Análisis de la utilización de estrategias en el Aprendizaje de la lengua extranjeraRevista de Investigación Educativa3115376 http://dx.doi.org/10.6018/rie.31.1.133451

19 

García Herrero, M. M. & Jiménez Vivas, A. (2014). Estrategias en el aprendizaje de la lengua extranjera y niveles de competencia en estudiantes universitarios de magisterio. Revista de Investigación Educativa, 32(2), 363-378 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.6018/rie.32.2.167421

M. M. García Herrero A. Jiménez Vivas 2014Estrategias en el aprendizaje de la lengua extranjera y niveles de competencia en estudiantes universitarios de magisterioRevista de Investigación Educativa322363378 http://dx.doi.org/10.6018/rie.32.2.167421

20 

Gillette, B. (1994). The role of learner goals in L2 success. En J. Lantolf & G. Appel (Eds.), Vygotskian Approaches to Second Language Research (pp. 195-213). Oxford: Oxford University Press .

B Gillette 1994The role of learner goals in L2 success J Lantolf G Appel Vygotskian Approaches to Second Language Research195213OxfordOxford University Press

21 

Goh, O. & Foong, K. (1997). Chinese ESL students’ learning strategies: A look at frequency, proficiency, and gender. Hong Kong Journal of Applied Linguistics. 2(1), 39-53.

O. Goh K. Foong 1997Chinese ESL students’ learning strategies: A look at frequency, proficiency, and genderHong Kong Journal of Applied Linguistics213953

22 

Green, J. M. & Oxford, R. (1995). A closer look at learning strategies, L2 proficiency, and gender. TESOL Quarterly, 29(2), 261-297. doi: 10.2307/3587625

J. M. Green R. Oxford 1995A closer look at learning strategies, L2 proficiency, and genderTESOL Quarterly29226129710.2307/3587625

23 

Griffiths, C. (2003a). Patterns of language learning strategy use. System, 31, 367-383 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/S0346-251X(03)00048-4

C Griffiths 2003aPatterns of language learning strategy useSystem31367383 http://dx.doi.org/10.1016/S0346-251X(03)00048-4

24 

Griffiths, C. (2003b). Language learning strategy use and proficiency: The relationship between patterns of reported language learning strategy (LLS) use by speakers of other languages (SOL) and proficiency with implications for the teaching/learning situation. Tesis doctoral, Universidad de Auckland, Auckland, Nueva Zelanda [en línea]. Disponible en: https://researchspace.auckland.ac.nz/handle/2292/9

C Griffiths 2003bLanguage learning strategy use and proficiency: The relationship between patterns of reported language learning strategy (LLS) use by speakers of other languages (SOL) and proficiency with implications for the teaching/learning situationdoctoralUniversidad de AucklandAuckland, Nueva ZelandaAuckland, Nueva Zelanda https://researchspace.auckland.ac.nz/handle/2292/9

25 

Griffiths, C. (2008). Strategies and good language learners. En C. Griffiths (Ed.), Lessons from good language learners (pp. 83-98). Cambridge, UK: Cambridge University Press.

C Griffiths 2008Strategies and good language learners C Griffiths Lessons from good language learners8398Cambridge, UKCambridge University Press

26 

Griffiths, C. (2013). The strategyf in successful language learning. Bristol, NY, Ontario: Multilingual Matters.

C Griffiths 2013The strategyf in successful language learningBristol, NY, OntarioMultilingual Matters

27 

Griffiths, C. & Oxford, R. (2014). The twenty-first century landscape of language learning strategies: Introduction to this special issue. System, 43, 1-10 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.system.2013.12.009

C. Griffiths R. Oxford 2014The twenty-first century landscape of language learning strategies: Introduction to this special issueSystem43110 http://dx.doi.org/10.1016/j.system.2013.12.009

28 

Heo, M., Stoffa, R. & Kush, J. C. (2012). Factor analysis of the ESL/EFL strategy inventory for language learning: Generation 1.5 Korean immigrant college students’ language learning strategies. Language, Culture and Curriculum, 25(3), 231-247 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1080/07908318.2012.706302

M. Heo R. Stoffa J. C. Kush 2012Factor analysis of the ESL/EFL strategy inventory for language learning: Generation 1.5 Korean immigrant college students’ language learning strategiesLanguage, Culture and Curriculum253231247 http://dx.doi.org/10.1080/07908318.2012.706302

29 

Hong-Nam, K. & Leavell, A. G. (2006). Language learning strategy use of ESL students in an intensive English learning context.System,34(3), 399-415 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.system.2006.02.002

K. Hong-Nam A. G. Leavell 2006Language learning strategy use of ESL students in an intensive English learning contextSystem343399415 http://dx.doi.org/10.1016/j.system.2006.02.002

30 

Hsiao, T.-Y. & Oxford, R. (2002). Comparing theories of language Learning strategies: A confirmatory factor analysis. Modern Language Journal, 86(3), 368-383 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/1540-4781.00155

T.-Y. Hsiao R. Oxford 2002Comparing theories of language Learning strategies: A confirmatory factor analysisModern Language Journal863368383 http://dx.doi.org/10.1111/1540-4781.00155

31 

Khalil, A. (2005). Assessment of language learning strategies used by Palestinian EFL learners. Foreign Language Annals, 38, 108-117 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2005.tb02458.x

A Khalil 2005Assessment of language learning strategies used by Palestinian EFL learnersForeign Language Annals38108117 http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2005.tb02458.x

32 

Lai, Y.-C. (2009). Language learning strategy use and English Proficiency of University Freshmen in Taiwan. TESOL Quarterly, 43(2), 255-280 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1002/j.1545-7249.2009.tb00167.x

Y.-C. Lai 2009Language learning strategy use and English Proficiency of University Freshmen in TaiwanTESOL Quarterly432255280 http://dx.doi.org/10.1002/j.1545-7249.2009.tb00167.x

33 

Lee, K. R. & Oxford, R. (2008). Understanding EFL Learners’ strategy use and strategy awareness. Asian EFL Journal, 10(1), 7-32.

K. R. Lee R. Oxford 2008Understanding EFL Learners’ strategy use and strategy awarenessAsian EFL Journal101732

34 

LoCastro, V. (1994). Learning strategies and learning environments. TESOL Quarterly, 28(2), 409-414 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.2307/3587445

V LoCastro 1994Learning strategies and learning environmentsTESOL Quarterly282409414 http://dx.doi.org/10.2307/3587445

35 

Macaro, E. (2006). Strategies for language learning and for language use: Revising the theoretical framework. The Modern Language Journal, 90(3), 320-337 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/j.1540-4781.2006.00425.x

E Macaro 2006Strategies for language learning and for language use: Revising the theoretical frameworkThe Modern Language Journal903320337 http://dx.doi.org/10.1111/j.1540-4781.2006.00425.x

36 

Magno, C. (2010). Korean students’ language learning strategies and years of studying English as predictors of proficiency in English. TESOL Journal, 2, 39-61.

C Magno 2010Korean students’ language learning strategies and years of studying English as predictors of proficiency in EnglishTESOL Journal23961

37 

Magogwe, J. & Oliver, R. (2007). The relationship between language learning strategies, proficiency, age, and self-efficacy beliefs: A study of language learners in Botswana. System, 35(3), 338-352 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.system.2007.01.003

J. Magogwe R. Oliver 2007The relationship between language learning strategies, proficiency, age, and self-efficacy beliefs: A study of language learners in BotswanaSystem353338352 http://dx.doi.org/10.1016/j.system.2007.01.003

38 

Murray, B. (2010). Students’ language learning strategy use and achievement in the Korean as a foreign language classroom. Foreign Language Annals, 43(4), 624-634 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2010.01105.x

B Murray 2010Students’ language learning strategy use and achievement in the Korean as a foreign language classroomForeign Language Annals434624634 http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2010.01105.x

39 

Nisbet, D. L., Tindall, E. R. & Arroyo, A. A. (2005). Language learning strategies and English Profiiency of Chinese University Students. Foreign Language Annals, 38(1), 100-107 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2005.tb02457.x

D. L. Nisbet E. R. Tindall A. A. Arroyo 2005Language learning strategies and English Profiiency of Chinese University StudentsForeign Language Annals381100107 http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2005.tb02457.x

40 

Oh, J. (1992). Learning strategies used by university EFL students in Korea. Language Teaching, 1, 3-53.

J Oh 1992Learning strategies used by university EFL students in KoreaLanguage Teaching1353

41 

O’Malley, J. M. & Chamot, A. U. (1990). Learning strategies in second language acquisition. Cambridge: Cambridge University Press

J. M. O’Malley A. U. Chamot 1990Learning strategies in second language acquisitionCambridgeCambridge University Press

42 

Oxford, R. (1990).Language learning strategies: What every teacher should know. Boston, MA: Heinle & Heinle.

R Oxford 1990Language learning strategies: What every teacher should knowBoston, MAHeinle & Heinle

43 

Oxford, R. (1993). Research on second language learning strategies. Annual Review of Applied Linguistics, 13, 175-187 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1017/S0267190500002452

R Oxford 1993Research on second language learning strategiesAnnual Review of Applied Linguistics13175187 http://dx.doi.org/10.1017/S0267190500002452

44 

Oxford, R. (1994). Language learning strategies: An update. ERIC Digest . (Report No. EDO-FL-95-02). ERIC Clearinghouse on Language and Linguistics: Washington, DC [en línea]. Disponible en: http://www.ericdigests.org/1995-2/update.htm

R Oxford 1994Language learning strategies: An updateERIC DigestEDO-FL-95-02ERIC Clearinghouse on Language and LinguisticsWashington, DC http://www.ericdigests.org/1995-2/update.htm

45 

Oxford, R. (Ed.). (1996). Language learning strategies around the world: Cross-cultural perspectives. Honolulu: University of Hawaii Press.

R Oxford 1996Language learning strategies around the world: Cross-cultural perspectivesHonoluluUniversity of Hawaii Press

46 

Oxford, R. (2011). Teaching and researching: Language learning strategies. Harlow: Longman.

R Oxford 2011Teaching and researching: Language learning strategiesHarlowLongman

47 

Oxford, R. & Nyikos, M. (1989). Variables affecting choice of language learning strategies by university students. Modern Language Journal, 73(3), 291-300 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.2307/327003

R. Oxford M. Nyikos 1989Variables affecting choice of language learning strategies by university studentsModern Language Journal733291300 http://dx.doi.org/10.2307/327003

48 

Oxford, R. & Cohen, A. (1992). Language learning strategies: Crucial issues of concept and classification. Applied Language Learning, 3, 1-35.

R. Oxford A. Cohen 1992Language learning strategies: Crucial issues of concept and classificationApplied Language Learning3135

49 

Oxford, R. & Burry-Stock, J. A. (1995). Assessing the use of language learning strategies worldwide with the ESL/EFL version of the Strategy Inventory for Language Learning. System, 23(2), 153-175 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/0346-251X(94)00047-A

R. Oxford J. A. Burry-Stock 1995Assessing the use of language learning strategies worldwide with the ESL/EFL version of the Strategy Inventory for Language LearningSystem232153175 http://dx.doi.org/10.1016/0346-251X(94)00047-A

50 

Oxford, R. & Ehrman, M. E. (1995). Adults’ language learning strategies in an intensive foreign language program in the United States. System, 23(3), 359-386.

R. Oxford M. E. Ehrman 1995Adults’ language learning strategies in an intensive foreign language program in the United StatesSystem233359386

51 

Park, G.-P. (1997). Language learning strategies and English proficiency in Korean University students. Foreign Language Annals, 30, 211-221 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.1997.tb02343.x

G.-P. Park 1997Language learning strategies and English proficiency in Korean University studentsForeign Language Annals30211221 http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.1997.tb02343.x

52 

Park, G.-P. (2010). Investigation into learning strategies used by Effective and Less Effective EFL learners in Korea. Asian Social Science, 6(8), 3-13.

G.-P. Park 2010Investigation into learning strategies used by Effective and Less Effective EFL learners in KoreaAsian Social Science68313

53 

Park, G.-P. (2011). The validation process of the SILL: A confirmatory factor analysis. English Language Teaching, 4(4), 21-27 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.5539/elt.v4n4p21

G.-P. Park 2011The validation process of the SILL: A confirmatory factor analysisEnglish Language Teaching442127 http://dx.doi.org/10.5539/elt.v4n4p21

54 

Peacock, M. & Ho, B. (2003). Student language learning strategies across eight disciplines.International Journal of Applied Linguistics, 13(2), 17-200 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/1473-4192.00043

M Peacock B Ho 2003Student language learning strategies across eight disciplinesInternational Journal of Applied Linguistics13217200 http://dx.doi.org/10.1111/1473-4192.00043

55 

Phillips, V. (1991). A look at learner strategy use and ESL proficiency. The CATESOL Journal, 4, 57-67.

V Phillips 1991A look at learner strategy use and ESL proficiencyThe CATESOL Journal45767

56 

Politzer, R. L. & McGroarty, M. (1985). An exploratory study of learning behaviours and their relationship to gains in linguistic and communicative competence. TESOL Quarterly, 19(1), 103-123 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.2307/3586774

R. L. Politzer M. McGroarty 1985An exploratory study of learning behaviours and their relationship to gains in linguistic and communicative competenceTESOL Quarterly191103123 http://dx.doi.org/10.2307/3586774

57 

Porte, G. (1988). Poor language learners and their strategies for dealing with new vocabulary. ELT Journal, 42(3),167-171 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1093/elt/42.3.167

G Porte 1988Poor language learners and their strategies for dealing with new vocabularyELT Journal423167171 http://dx.doi.org/10.1093/elt/42.3.167

58 

Psaltou-Joycey, A. (2008). Cross-cultural differences in the use of learning strategies by students of Greek as a second language. Journal of Multilingual and Multicultural Development, 29(4), 310-324 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.2167/jmmd566.0

A Psaltou-Joycey 2008Cross-cultural differences in the use of learning strategies by students of Greek as a second languageJournal of Multilingual and Multicultural Development294310324 http://dx.doi.org/10.2167/jmmd566.0

59 

Rees-Miller, J. (1993). A critical appraisal of leaner training: Theoretical bases and teaching implications. TESOL Quarterly, 27, 679-689 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.2307/3587401

J Rees-Miller 1993A critical appraisal of leaner training: Theoretical bases and teaching implicationsTESOL Quarterly27679689 http://dx.doi.org/10.2307/3587401

60 

Riazi, A. (2007). Language learning strategy use: Perceptions of female Arab English majors. Foreign Language Annals, 40(3), 433-440 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2007.tb02868.x

A Riazi 2007Language learning strategy use: Perceptions of female Arab English majorsForeign Language Annals403433440 http://dx.doi.org/10.1111/j.1944-9720.2007.tb02868.x

61 

Riazi, A. & Rahimi, M. (2005). Iranian EFL learners’ pattern of language learning strategy use. The Journal of ASIA TEFL, 2(1), 103-129.

A. Riazi M. Rahimi 2005Iranian EFL learners’ pattern of language learning strategy useThe Journal of ASIA TEFL21103129

62 

Risueño, J. J., Vázquez, M. L., Hidalgo, J. & De la Blanca, S. (2016). Language learning strategy use by Spanish EFL students: The effect of proficiency level, gender, and motivation. Revista de Investigación Educativa, 34(1), 133-149 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.6018/rie.34.1.232981

J. J. Risueño M. L. Vázquez J. Hidalgo S. De la Blanca 2016Language learning strategy use by Spanish EFL students: The effect of proficiency level, gender, and motivationRevista de Investigación Educativa341133149 http://dx.doi.org/10.6018/rie.34.1.232981

63 

Robson, G. & Midorikawa, H. (2001). How reliable and valid is the Japanese version of the Strategy Inventory for Language Learning (SILL)? JALT Journal, 23, 202-226.

G. Robson H. Midorikawa 2001How reliable and valid is the Japanese version of the Strategy Inventory for Language Learning (SILL)?JALT Journal23202226

64 

Rose, H. (2012). Reconceptualizing strategic learning in the face of self-regulation: Throwing language learning strategies out with the bathwater. Applied Linguistics, 33(1), 92-98 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1093/applin/amr045

H Rose 2012Reconceptualizing strategic learning in the face of self-regulation: Throwing language learning strategies out with the bathwaterApplied Linguistics3319298 http://dx.doi.org/10.1093/applin/amr045

65 

Rubin, J. (1981). Study of cognitive processes in second Language learning. Applied Linguistics, 2(2), 117-131 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1093/applin/2.2.117

J Rubin 1981Study of cognitive processes in second Language learningApplied Linguistics22117131 http://dx.doi.org/10.1093/applin/2.2.117

66 

Saville-Troike, M. (2006). Introducing second language Acquisition. Nueva York: Cambridge University Press.

M Saville-Troike 2006Introducing second language AcquisitionNueva YorkCambridge University Press

67 

Shmais, W. A. (2003). Language learning strategy use in Palestine. TESL-EJ, 7(2), 20-33 [en línea]. Disponible en: http://tesl-ej.org/ej26/a3.html

W. A. Shmais 2003Language learning strategy use in PalestineTESL-EJ722033 http://tesl-ej.org/ej26/a3.html

68 

Skehan, P. (1991). Individual differences in second language learning. Studies in Second Language Acquisition, 13, 275-298 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1017/S0272263100009979

P Skehan 1991Individual differences in second language learningStudies in Second Language Acquisition13275298 http://dx.doi.org/10.1017/S0272263100009979

69 

Soozandehfar, S. M. A. (2010). Is oral performance affected by motivation?Journal of Pan-Pacific Association of Applied Linguistics, 14(2), 105-119.

S. M. A. Soozandehfar 2010Is oral performance affected by motivation?Journal of Pan-Pacific Association of Applied Linguistics142105119

70 

Sung, K.-Y. (2011). Factors influencing Chinese language learners’ strategy use. International Journal of Multilingualism, 8(2), 117-134 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1080/14790718.2010.532555

K.-Y. Sung 2011Factors influencing Chinese language learners’ strategy useInternational Journal of Multilingualism82117134 http://dx.doi.org/10.1080/14790718.2010.532555

71 

Tseng, W. T., Dörnyei, Z. & Schmitt, N. (2006). A new approach to assessing strategic learning: The case of self-regulation in vocabulary acquisition. Applied Linguistics, 27(1), 78-102 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1093/applin/ami046

W. T. Tseng Z. Dörnyei N. Schmitt 2006A new approach to assessing strategic learning: The case of self-regulation in vocabulary acquisitionApplied Linguistics27178102 http://dx.doi.org/10.1093/applin/ami046

72 

Vann, R. & Abraham, R. (1990). Strategies of unsuccessful language learners. TESOL Quarterly , 24(2), 177-198 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.2307/3586898

R. Vann R. Abraham 1990Strategies of unsuccessful language learnersTESOL Quarterly242177198 http://dx.doi.org/10.2307/3586898

73 

Wharton, G. (2000). Language learning strategy use of bilingual foreign language learners in Singapore. Language Learning, 50(2), 203-243 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/0023-8333.00117

G Wharton 2000Language learning strategy use of bilingual foreign language learners in SingaporeLanguage Learning502203243 http://dx.doi.org/10.1111/0023-8333.00117

74 

Yang, N. D. (1999). The relationship between EFL learners’ beliefs and learning strategy use. System, 27(4), 515-535 [en línea]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/S0346-251X(99)00048-2

N. D. Yang 1999The relationship between EFL learners’ beliefs and learning strategy useSystem274515535 http://dx.doi.org/10.1016/S0346-251X(99)00048-2

Nota

2 Las traducciones de citas del inglés al español han sido realizadas por las autoras.

Nota

4 En los casos en que se ha considerado oportuno se han empleado las denominaciones de categorías de estrategias empleadas por Oxford (1990) para nombrar algunos de los grupos de estrategias del presente estudio, aunque éstos no concuerden exactamente con las escalas del SILL. Por su parte, el término ‘estrategias referidas a los sistemas lingüísticos’ se le debe a Griffiths (2003a, 2003b).

Nota

5 Coincidimos con el criterio al respecto expresado por Griffiths (2013: 44) cuando afirma: “Otra de las dificultades implícitas a la clasificación es la de que, en la práctica, es a menudo imposible clasificar una estrategia en concreto en uno u otro grupo de forma exclusiva”.



Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2017 Revista Revista Signos. Estudios de Lingüística

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.